Francisco Barrios, ‘El Mastuerzo’, un juglar urbano

By on junio 16, 2017

MASTUERZO_01

Francisco Barrios, ‘El Mastuerzo’, un juglar urbano

Francisco Barrios, miembro fundador de Botellita de Jerez, se presentará en Mérida este sábado 17 de junio.

Hablar del ‘Mastuerzo’ es hacerlo de uno de los personajes más carismáticos y respetados del llamado rock nacional. Es un trovador, compositor, músico, humorista y, sobre todo, un incansable activista social que, a través de sus canciones, describe nuestra cotidianidad, nuestras tristezas, nuestras alegrías, señalando todo aquello que es importante, y denunciando a ciertas ratas que eternamente tratan de dañarnos.

Su obra, tanto con ‘Botellita de Jerez’ (hoy ‘La HH Botellita de Jerez’) como solista, adquiere mayor importancia y relevancia con el paso de los años, pues es como los buenos vinos: mientras más se añeja, mejor sabor adquiere, y sin duda será una referencia obligada cuando generaciones futuras las escuchen, las disfruten y las compartan.

‘El Mastuerzo’ participará hoy viernes como invitado especial en el evento ‘Ver de Cerca la naturaleza nativa’, que se realizará a las 17:00 horas en el Centro Cultural Tapanco, un espacio de propuestas y convivencia para cuidar el lugar donde vivimos.

El sábado 17 presentará en ‘Delorean, Santuario Sonoro’, sus  canciones guapachosas, rebeldes, solidarias, llenas de humor, amor e ironía cotidiana, en un evento que iniciará a las 20:00 horas, con ‘Encrucijada’ y ‘la Perra’ como abridores.

¡Hola, Francisco! Qué gusto saludarte de nuevo. ¿Qué nos presentarás en esta actuación?

El Colectivo Valkiria me ha invitado nuevamente. ¿Cómo lo ponemos? Pues canciones, porque yo lo que hago son canciones. Presentaré un poco un recorrido como lo que hicimos hace un año más o menos, algunas canciones que forman parte de mi historia como compositor, no solo como solista sino también con Botellita de Jerez, y algunos otros experimentos que hemos hecho. Básicamente es eso: un recorrido intentando ocupar tiempo y espacio de estos últimos 46 años que llevo dando vueltas al mundo.

Si mi memoria no falla, empezaste tu carrera a mediados de los setentas. ¿Qué recuerdas de tus inicios con ‘Los Nakos’?

Eran otras circunstancias. Existían en ese entonces sindicatos independientes. ‘Los Nakos’ eran un grupo emblemático del movimiento estudiantil del 68, al que yo me integro en el año 76. Empezamos a peinar no solo la Ciudad de México, sino otras ciudades del país y fuera del país. En realidad, en ese entonces predominaba la música folklórica; el rock estaba siendo apabullado, echo a un lado, censurado…

A causa del Festival de Avándaro…

Justo en esos años, yo era un chiquillo: tenía 14 años y no pudimos ir al Festival de Avándaro, todavía había esa estigmatización de ese tipo de eventos. El rock estaba siendo desplazado a ciertos lugares de refugio, que con los años fueron llamados hoyos funkys. Pero, de pronto, una serie de gentes, en donde yo me incluyo con ‘Los Nakos’, comenzamos precisamente a hacer otras cosas, una canción que provenía de otra historia. Yo le llamo a nuestros orígenes “la otra canción popular mexicana”, una canción que fue amamantada, acurrucada por las luchas populares.

MASTUERZO_02

También la trova cubana tuvo mucho eco en ese tiempo.

La trova cubana llegó a mediados de los setenta. En esos años fue cuando llegaron por primera vez Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Éramos sus fans, algunas veces los visitamos en sus hoteles. Recuerdo que una vez Silvio nos estrenó a algunos compas que estábamos ahí una canción que se llama ‘Mariposas’. Era una época que estaba permeada por la trova cubana, por un rock cada vez más desplazado a las orillas, no solo de la Ciudad de México, sino en todos lugares. Supongo que en Mérida se vivió algo por el estilo: el poco rock que existía estaba como estigmatizado.

Además, no era solamente la cuestión de ser rocanrolero al estilo de César Costa, Enrique Guzmán y demás, sino un rock que pretendía ser contestatario, comprometido, socialmente demandante.

Exacto. Creo que es eso: que cuando una se pregunta “¿Qué es el rock?”, pues finalmente es lo que acabas de decir tú: una actitud contestataria que responde a la realidad concreta y creo que es lo que hemos hecho, no solamente ‘Botellita de Jerez’ sino un montón de gente que de alguna forma hemos construido esto que hoy podemos decir que existe que se llama rock mexicano. Llevamos ya más de 50 años con esto que se llama rock.

Todavía en los ochentas las primeras luchas que teníamos eran para que la gente aceptara que existía una cosa que se llamaba rock mexicano; había periodistas que decían que el rock mexicano no existía, que no era para el español, gente que sostenía que los grupos debían cantarse en inglés, etcétera. Fueron distintas las condiciones en las que peleamos.

Evidentemente, siempre una de las luchas más importantes es el tiempo y el espacio, y la lucha no solo de los rocanroleros y músicos, sino de todos los seres humanos, pero creo yo que esos antes dieron la posibilidad de estar en otras escenas. Por ejemplo, en los noventa es cuando surge a la luz pública el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, pues muchos grupos de rock de distintas expresiones nos volcamos a apoyar lo que estaba sucediendo desde Chiapas.

El rock ha sido todo esto: ha sido contestatario, respondón pues. Ha sido una música que incluye canciones de denuncia en muchos casos, pero también otros que no lo son. El rock no es un monolito, no todo el rock es contestatario, hay muchos grupos de rock que son totalmente complacientes, valga la expresión.

MASTUERZO_03

Noto en tu trabajo implícito el elemento del humor. Supongo que conociste a Virulo, a Les Luthiers, ‘La Caravana’ de Víctor Trujillo y Ausencio Cruz. ¿Ese tipo de personajes tuvieron impacto en ti?

Absolutamente, todos los que has mencionado.

La primera escuela fue el grupo ‘Los Nakos’, que se caracterizaba básicamente por hacer parodias, parodias que llevaban un contenido alto de humor sarcástico, corrosivo. Mi segunda escuela fue ‘Botellita de Jerez’, fue otro gran experimento, particularmente del humor. Sergio Arau provenía de la gráfica, de los diarios, particularmente del ‘Uno más Uno’, ‘La Jornada’, etcétera, y de los moneros, Ahumada, El Fisgón y tantos otros aún más viejos; su rollo era el humor. Cuando Sergio se junta con Armando Vega Gil y se proponen hacer ‘Botellita de Jerez’, se proponen hacer un rock mexicano con humor,

Cuando se acercó a mí Armando, me explicó lo que estaban haciendo, y me cantó un cachito de la rola ‘Charrocanroll’, era humor; era agarrar el corrido de Juan Charrasqueado, y convertirlo en un corrido de un bato que llega a un hoyo funky, etcétera. A partir de ahí entendí que lo que seguía era humor, al encontrar el nombre ‘Botellita de Jerez’…

Era una declaración de principios…

Exacto, una declaración de principios: todo lo que me digas será al revés, lo que vamos a decir es cotorro, nos vamos a burlar de todo, comenzando con nosotros mismos.

Haciendo un análisis, sobre todo de la primera etapa, el sonido, la mexicanidad, el sentido del humor, tenía muchas cosas admirables…

Lo que sucede es que los tres proveníamos de la cultura popular, los tres amamos la cultura popular en su origen de una u otra forma con nuestras diferencias. Sergio, Armando y yo fuimos y somos muy distintos, y yo creo que entendimos, yo por lo menos desde mi punto de vista, particularmente esa llave que abre casi todo, si no es que todo, que es el humor, pues para mí fue un poco subrayar algo, radicalizar ciertas cosas.

Te redescubriste como artista porque tú eras de los elementos más cotorros de ‘Botellita de Jerez’…

Lo que pasa es desde con ‘los Nakos’ siempre nos gustó el cotorreo, disfrazarnos. Hacíamos una parodia de una vieja canción que cantaba Sonia López y la Sonora Santanera, la del ‘Ladronzuelo’, y le pusimos ‘El Porronzuelo’, para dedicársela a todos los porros…

Por los porros, madreadores de estudiantes…

Golpeadores, etcétera. Yo me ponía un saco de esos brillantes, como de orquesta de Pérez Prado, y siempre había esos elementos teatrales. Eso fue algo muy importante.

Sobre Les Luthiers, como tú has mencionado, años después tuve el placer de conocer al maestro Alejandro García ’Virulo’, con quien tuve la fortuna de hacer un programa de radio por algunos meses en Toluca. Esa fue una experiencia muy hermosa, porque el humor precisamente siempre ha estado en medio, y uno se acerca de una manera muy natural.

El maestro John Lea, británico argentino, director de Poligram discos, cuando fuimos a firmar nuestro contrato dijo justo a la hora de la firma a la prensa: “Hoy me enorgullece firmar a ‘Botellita de Jerez’ como hace tantos años firmé en la Ciudad de Buenos Aires a ‘Les Luthiers’’. O sea, todo lo que dices que es real, mucha gente lo vincula a ‘Botellita de Jerez, con ‘Les Luthiers’, con Virulo, con un montón de gente que maneja desde su nación y su cultura un humor crítico.

MASTUERZO_04

¿Estás consciente de la importancia antropológica-musical de ‘Botellita de Jerez’?

Me vas a hacer llorar, jajaja. Pues mira: que por ejemplo Victoria voltee para acá y me diga ‘vente a tocar’ – de repente hay gente que me dice: ‘es que tú eres parte del soundtrack de mi vida –, ¿qué te puedo decir? Pues me hace muy feliz, se me enchina el cuero. De alguna manera hemos sido la banda sonora de muchos rockeros.

¿Qué planes hay con ‘Botellita de Jerez’?

Estamos grabando cuatro temas para un EP, para poner en algún lugar. Mientras terminamos un disco, las compartiremos en las redes. Entre ellas hay una versión de ‘Abuelita de Batman’ en versión reggae, que la hemos estado tocando así.

¿Y como solista qué viene?

Estoy grabando canciones para mi nuevo disco, que de manera anticipada he titulado ‘Canciones para bodas y funerales’, a propósito de algunas anécdotas. Como cuando íbamos a tocar en Coyoacán, y nos dijeron que un chao había comprado su boleto, pero murió ese día y lo estaban velando a dos casas de la tocada. Terminando el evento, fui y saludé a su mamá, que me abrazó y me contó que su hijo adoraba mi música. Me puse a llorar toda esa noche. Ese tipo de historias son el marco para este nuevo trabajo.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>