Esa Tarde

By on febrero 15, 2018

AAA_1

XXX

Todavía recuerdo

esa tarde sin charla

con los labios sellados

por un doble silencio.

Me miró melancólica

apoyando en mi pecho

su rendida cabeza,

presa ya de la angustia

de los pensamientos.

Tenía que dejarla

y marcharme muy lejos

sin timón y sin brújula,

como pluma en el viento.

No te aflijas, le dije

suavizando el acento;

siempre habré de quererte…

¡sabe Dios que esto es cierto!

Y aunque es clara la tarde,

ya la vela el misterio

y el minuto que pasa

es la sangre del tiempo.

Será triste la ausencia,

será triste el recuerdo

si las almas no saben

que han de hallarse en el cielo.

Alfredo Aguilar Alfaro

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.