En realidad, nunca estuviste aquí, de Lynne Ramsay

By on junio 14, 2018

Cine

En-realidad-nunca-estuviste-aqui_1

Imaginen una película en la que el abuso infantil, la pedofilia, el amor entre padres e hijos, los traumas psicológicos, la corrupción y la violencia son todos temas principales. Eso es En realidad, nunca estuviste aquí, de la directora escocesa Lynne Ramsay, a quien mi xtup conoció a través de Tenemos que hablar de Kevin, otra película “rara”. La combinación entre la directora y la distribuidora del filme (Caníbal) seguramente lo empujó a insistirme para que lo acompañara a ver esta –ahora sí puedo decirlo porque ya la vi, y me consta– estupenda película de una directora a la que sin duda prestaré mayor atención de ahora en adelante.

Joaquin Phoenix, un muy versátil actor nacido en San Juan, Puerto Rico, es Joe en la película, un atormentado veterano de la guerra del Golfo Pérsico que sufrió abuso y violencia intrafamiliar de manos de su padre siendo niño, y que ahora se dedica a rescatar niños y jóvenes que caen en las garras de pedófilos, contratado por los angustiados padres de las criaturas. Armado con un martillo, conocedor de las intricadas costumbres y puntos de reunión de ese clan, actuando completamente fuera de las leyes, rescata por dinero a aquellos que le son indicados. Sabedor de las repercusiones de sus actividades, es meticuloso con su vida personal, tratando de proteger así a su anciana madre, con quien vive y de quien cuida.

Ekaterina Samsonov, la directora Lynne Ramsay, y Joaquin Phoenix.

Ekaterina Samsonov, la directora Lynne Ramsay, y Joaquin Phoenix.

La vida de Joe cambia para siempre cuando un senador le pide que rescate a su hija Nina (Ekaterina Samsonov) de las manos de una red de pedófilos. Después de llevar a buen término la misión, aniquilando a los involucrados con un martillo, justo antes de entregar a la jovencita a su papá en el lugar acordado, en la televisión presencian el “suicidio” del senador, y unos momentos después unos ¡agentes policiacos! llegan a la habitación donde están guardados, para arrebatarla de sus manos, y escapar con destino incierto.

Joe escapa y se encuentra con que la operación con la cual dieron con su paradero dejó una estela de muerte que lo afecta directamente. Decide entonces investigar y rescatar a Nina de quien la tiene, elemento del filme – basado en una novela homónima de Jonathan Ames – que no relataré para que puedan apreciar en toda su magnitud el problema en que está metido Joe, y lo que tendrá que hacer.

En-realidad-nunca-estuviste-aqui_3

El filme descansa plenamente en los hombros de los dos actores señalados, y el guion desarrollado por la mismísima directora Ramsay hace lucir inmensamente a Phoenix, que nos muestra en pantalla la psicosis que afecta a su personaje, explicando con quirúrgicas miradas retrospectivas de esta manera muchos de los elementos que usa durante sus “intervenciones rescatistas”, y la estrecha relación que tiene con su madre.

A la gran actuación del actor principal, que incluyó una transformación física –algo que ha hecho con frecuencia en su carrera demostrando así su profesionalismo– hay que agregar la ambientación, el uso de las tonalidades de los colores y de la oscuridad. Todo funciona para mostrarnos lo sórdido del mundo en que se mueve y vive Joe. Hasta la ausencia de banda sonora en mucho de la película tiene su razón de ser, acrecentando la tensión.

En realidad, nunca estuviste aquí nos hará cuestionarnos muchas cosas, mientras nos muestra una faceta de la sociedad que penosamente existe y trasciende fronteras, volviéndola universal, y para la cual es necesario poner un hasta aquí.

La escena del final es una metáfora que cada uno de nosotros explicará como desee. Sin embargo, todos coincidiremos en algo: existen maneras de redimirse.

¡Bravo, Lynne Ramsay!

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.