En el bohío

By on julio 13, 2018

Germenes_1

VI

 

EN EL BOHÍO

A tus puertas que el perro vigilante

guarda en la noche tétrica y obscura,

depongo fatigado mi armadura,

y bendiciendo a Dios, llamo anhelante.

Vengan a mí, con júbilo triunfante

la compañera fiel de mi amargura;

mi querubín de nítida blancura,

rubias guedejas y gentil semblante;

y venga a mí también la noble anciana

que por mí pide a Dios enternecida

en sus devotos rezos de cristiana…

¡Que en esta soledad apetecida,

y lejos de la turba cortesana,

se respira el ambiente de otra vida!

José Inés Novelo

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.