El Profesor Marston y la Mujer Maravilla

By on noviembre 17, 2017

Cine

Marston y WW_1

En ocasiones anteriores he comentado que a veces vemos películas que, además de entretener –su función principal–, nos enseñan y educan en aspectos históricos insospechados. Un ejemplo reciente de ellas fue “El Código Enigma”, que nos habló de la vida de Alan Türing, y del rol vital que desempeñó durante la Segunda Guerra Mundial, mientras ocultaba su vida personal por temor a las consecuencias legales que conllevaba su manera de ser en la Inglaterra de la década de los 40, en el siglo XX.

Pues bien, con El Profesor Marston y la Mujer Maravilla, escrita y dirigida de manera soberbia por la directora estadounidense Angela Robinson – con una trayectoria fílmica desarrollada principalmente en series de Tv – nos enteramos de la vida del profesor William Moulton Marston, creador del personaje de la Mujer Maravilla que algunos de nosotros conocimos en la serie televisiva del mismo nombre, mientras rendíamos pleitesía a la belleza de Lynda Carter, la protagonista de esta serie de mediados de la década de los 70.

Rebecca Hall y la directora Angela Robinson.

Rebecca Hall y la directora Angela Robinson.

El profesor Marston (interpretado por un bastante escueto y reservado Luke Evans) y su esposa Elizabeth (interpretada espectacularmente por Rebecca Hall, mostrándonos a una científica llena de contradicciones, sensualidad, pragmatismo y autosuficiencia) desarrollaron en la década de 1920 el prototipo de lo que se convirtió posteriormente en el polígrafo, el detector de mentiras. Pensando que ese aparato era para beneficio de la humanidad, él decidió no patentarlo, permitiendo así que otros lo perfeccionaran y se hicieran ricos con su invento.

Al mismo tiempo, Marston desarrollaba su teoría de la personalidad, a la cual llamó DISC y que en la actualidad sigue utilizándose en pruebas para identificar los rasgos dominantes y recesivos de las personalidades de quienes son sujetos de análisis pero que para él eran manifestaciones de la energía mental de las personas. DISC es el acrónimo de D – Dominación, I – Influencia, S –Sumisión, y C – Cumplimiento, todas ellas fases hasta cierto punto influenciadas por el pensamiento de Sigmund Freud. Para sus trabajos, Marston se apoyó en una de sus estudiantes de psicología, Olive Byrne (la actuación de Bella Heathcote, actriz a quien conocimos en El Demonio Neón, altamente emocional y reveladora de la psique humana y del personaje, también sobresale).

Rebecca Hall (Elizabeth), Luke Evans (Marston) y Bella Heathcote (Olive)

Rebecca Hall (Elizabeth), Luke Evans (Marston) y Bella Heathcote (Olive)

Ahora que la diversidad sexual comienza a ser tema común para la sociedad, las relaciones e interacciones de las personalidades de Marston, Olive y Elizabeth sirven de trasfondo al filme, además de comunicarnos la manera de pensar de Marston a quien habría también que reconocerle su labor en el empoderamiento de la mujer con la creación del personaje de la Mujer Maravilla que, por cierto, se basa en características de las dos mujeres en su vida, y presenta elementos de su teoría, además de otorgar un rol protagónico a las mujeres, con lo cual pudiéramos decir que abría camino hacia el movimiento feminista.

En 1945, Marston tuvo que presentarse ante las autoridades de la Liga de la Decencia, quienes cuestionaban las altas dosis de bondage, sadomasoquismo y escenas de dominación que aparecían en sus cómics, elementos que el mismo Marston había descubierto y puesto en práctica en sus relaciones con sus musas, en búsqueda de la felicidad, y que vemos en pantalla tanto en la vida del creador como en las tiras del cómic, como para no dejar duda de las intenciones del psicólogo.

La complejidad de la relación entre los tres personajes, desde su génesis y hasta su clímax, es presentada sin ofrecer un juicio acerca de si es algo bueno o malo, lo cual es de aplaudirse a la directora pues lo transfiere al espectador, a través de una retrospección que se enlaza con la audiencia en la que Marston defendió a su personaje, su teoría y sus deseos de proporcionar reconocimiento al rol de la mujer. Adicionalmente, el filme es un interesante asomo a las costumbres de la sociedad norteamericana de aquella década de la guerra y, aunque de manera breve, a la manera de pensar del editor en jefe de DC Comics, M.C. Gaines (gran rol secundario y actuación de Oliver Platt), quien comenzaba a forjar el imperio del cual nacieron Superman y Batman, y otros superhéroes.

En resumen, El Profesor Marston y la Mujer Maravilla es una historia de amor, poco convencional, pero de amor al fin; además de entretenernos, nos pinta un momento en el tiempo y en la historia que tal vez de otra manera no hubiéramos podido conocer o apreciar como ahora, en el contexto en que vivimos.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>