Destacada

El Martillo de Lucifer, de Larry Niven y Jerry Pournelle

By on julio 26, 2018

Libros

Lucifer's Hammer_portada

¿Qué sucedería en la Tierra si un cometa la impactara? ¿Qué consecuencias traería en la Naturaleza? ¿Cómo se trastocaría la vida diaria? ¿Cómo se reagruparía la Humanidad? Todos estos temas son tratados en El Martillo de Lucifer, un muy entretenido libro de ciencia ficción de la imaginación de Larry Niven y Jerry Pournelle. La descripción de ciencia ficción queda perfecta en esta novela que vio la luz hace más de 40 años, en 1977.

Algunos lectores muy jóvenes no recordarán que la década de los años 70 del siglo anterior fue famosa por la cantidad de películas “de desastres” que llenaron las pantallas, como si nos prepararan para un apocalíptico final que nos acechaba. Películas como “Terremoto” (1974), “Aeropuerto 75” (1975) y “Aeropuerto 77”, “Infierno en la Torre” (1974), “Tiburón” (1975), “El Síndrome de China” (1979) y otras más jugaban con nuestra imaginación, presentándonos situaciones hasta ese momento innovadoras, todas ellas apuntaban hacia la Naturaleza y la inconsciencia humana que la desafiaba.

Justamente dentro de esa ola de películas y temas es que se lanzó al público El Martillo de Lucifer y, ¿saben qué? A diferencia de aquellas películas, el escenario de desastre que presenta es aún sumamente posible. En 1977 aún estaba en desarrollo la teoría sobre la extinción de los dinosaurios a causa del impacto del meteorito en Chicxulub, con lo cual sabemos ahora perfectamente lo que puede pasar con la Humanidad de repetirse el evento.

Lucifer's Hammer_1

En El Martillo de Lucifer, Niven y Pournelle –ambos exitosos escritores de ciencia ficción– inician la historia con un evento que sigue causando asombro aún en estos días: el descubrimiento de un cometa, el Hamner-Brown, cuya trayectoria lo hará pasar por el Sistema Solar. El cometa está conformado de hielo, gas, y materia rocosa, y tiende a perder su forma conforme se traslada por el Universo. Niven y Pournelle imaginan que, en ese proceso natural, la trayectoria esperada del cometa se altera, de lo cual nos damos cuenta cuando no hay tiempo de reaccionar, dirigiéndose a nuestra Tierra.

A través de las historias de varios personajes –muy en línea con la manera en que se narraba lo que pasaba en las mencionadas películas de desastres–, ambos escritores nos presentan la sociedad norteamericana de aquellos días en la Costa Oeste: bordeando entre lo hippy, el amor libre y la Guerra Fría, que de pronto ve desaparecer bajo las aguas prácticamente toda la península de California y las zonas costeras de todo el mundo, con la consiguiente desaparición de todos los servicios que son cosa cotidiana para nosotros: energía eléctrica, agua, teléfono, etc.

Los sobrevivientes huyen hacia las zonas altas, tratando de salvar sus vidas inicialmente para, cuando finalmente las consecuencias inmediatas del impacto (que incluyen lluvias torrenciales con duraciones de meses y el descenso de las temperaturas en el hemisferio Norte) les permiten contemplar su situación, encontrarse con un panorama sombrío en el que las leyes desaparecen, siendo sustituidas por la del más fuerte y la de las armas, reformando de esta manera siglos de “civilización”.

Imaginen que lo que actualmente vemos en The Walking Dead en cuanto al racionamiento y organización de las nuevas comunidades es lo que sucede en el libro. Algunos militares, que ya no tienen a quién reportarse, pero poseen las mejores armas tanto en cantidad como en potencia mortífera, forman un bando –los malos–, mientras que los sobrevivientes que alcanzaron a llegar al rancho de un Senador de los Estados Unidos forman otro, siendo los buenos. Evidentemente habrá un conflicto, y la tensión aumentará hasta el desenlace.

Cuestiones y decisiones de índole moral abundan en el libro, como consecuencia del reacomodo en el orden tradicional de las cosas, y resultan interesantes pues nos exponen un panorama hasta este momento desconocido, no por ello imposible.

Larry Niven a la izquierda, y Jerry Pournelle a la derecha, en foto de la década de los 70, en el siglo pasado.

Jerry Pournelle a la izquierda, y Larry Niven a la derecha, en foto de la década de los 70, en el siglo pasado.

Aún no aparecía en el horizonte político Gorbachov, por lo que me resultó particularmente curioso leer cómo ambos autores imaginaron la “colaboración” soviética-norteamericana ante la catástrofe, algo que contribuye enormemente al realismo que abunda en esta novela.

Como mencioné hace unos párrafos, el mérito de El Martillo de Lucifer es que presentan una situación altamente real y probable. Los visitantes interplanetarios son monitoreados todos los días, y se presta particular atención a todos los meteoritos que pasan a distancias que los instrumentos no alcanzaban a medir en 1977. ¿Recuerdan Armageddon, la película de Bruce Willis en 1998? Esa era su temática: un meteorito cuyo destino final era la Tierra.

Niven y Pournelle supieron poner por escrito un escenario que no deja de asombrar por lo realista que resulta. Al terminar de leer El Martillo de Lucifer, es imposible evitar hacerse la pregunta: ¿así nos comportaríamos si esto sucediera? Penosamente debo manifestar que, ante lo que vemos en nuestros días, el escenario sería aún peor,  lo cual comprueba que la Verdad muchas veces supera a la Ficción.

Excelente libro, en verdad. Todo un clásico que hay que leer.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.