El Maestro del Desastre

By on junio 15, 2017

ALLEN_01

Irwin Allen, El Maestro del Desastre

Breve semblanza del genial productor norteamericano que impulsó la ciencia ficción en Hollywood.

Saliendo de la niñez, cuando tuve la edad suficiente para que me dejaran entrar a los cines a ver películas de acción, hubo unas que me impactaron especialmente al ser consideradas dentro de un género al que se le denominó ‘de desastres’, filmes que por su realismo causaban enorme revuelo entre los espectadores.

Dentro de esta lista estaban, entre otras, Tiburón, La Aventura del Poseidón e Infierno en la Torre, las cuales no tardé en disfrutar, debidamente acompañadas con mi pote de palomitas y refresco. Por entonces no tenía ni idea de que las dos últimas habían sido concebidas y llevadas a la gran pantalla por un hombre que pasaría a la historia precisamente con el apodo de ‘El Maestro del Desastre’ por el fuerte impacto que causaba con sus proyectos. Tampoco sabía por entonces que él había sido el creador de tres de mis series de televisión favoritas: Perdidos en el Espacio, El Túnel del Tiempo y Tierra de Gigantes. Por eso, ahora considero importante dedicarle las siguientes líneas, como una especia de homenaje a alguien que me prodigó, y a miles de personas, intensa felicidad.

Este talentoso personaje nació en Nueva York el 12 de junio de 1916. Cursó estudios de periodismo, trabajó en la radio y también fue director de una agencia publicitaria, antes de especializarse a principios de los años cincuenta en documentales sobre el mundo natural, dirigiendo The Sea Around Us (1953) y The Story of Mankind (1957), ganando por el primero el Oscar de ese año al mejor documental.

En los años sesenta, debutó en el cine de aventuras como guionista y productor con The Big Circus (1960), repitiendo esas responsabilidades, más la de director, ese mismo año con The Lost World (basada en el libro escrito por Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes). Ambas contaron con respetables recaudaciones, pues era notable que Allen buscaba sorprender a las audiencias con producciones realmente vistosas.

Fue en 1961 cuando pudo concretar sus dos pasiones, la naturaleza y la ciencia ficción, al escribir junto a Charles Bennettel el guion de Viaje al fondo del mar (Voyage to the Bottom of the Sea), la cual produjo y dirigió, contando con Walter Pidgeon y Robert Sterling en los papeles estelares.

ALLEN_02

Sus primeras seis producciones manifestaron su amor por la naturaleza y la espectacularidad, pero fue con Viaje al fondo del Mar que inició su ruta hacia la ciencia ficción.

En 1962, nuevamente repitió como guionista, productor y director para Cinco semanas en globo (Five Weeks in a Balloon), tras seis años de negociación para obtener los derechos de la novela escrita por Julio Verne.

Lo mejor llegaría a principios de los setenta, cuando inició la producción de las llamadas películas-catástrofe espectaculares, con efectos especiales muy cuidados y que tuvieron gran éxito popular, comenzando en 1972 con La aventura del Poseidón (The Poseidon Adventure), la cual fue dirigida por Ronald Neame y protagonizada por Gene Hackman, Ernest Borgnine y Shelley Winters, entre otros destacados histriones. La película fue todo un éxito de crítica y la indiscutible reina de la taquilla de 1973, ya que fue estrenada en diciembre del 72.

En 1974 llegó otra sensacional apuesta de Allen al producir Infierno en la Torre (The Towering Inferno), dirigida por John Guillermin, contando con dos de los más famosos actores de aquellos años: el gran Paul Newman y el genial Steve McQueen, a la cabeza de un reparto lleno de estrellas entre los que estaban William Holden, Faye Dunaway, Fred Astaire, Susan Blakely, Richard Chamberlain, O. J. Simpson, Robert Vaughn y Robert Wagner.

Aquella fue quizá la producción más ambiciosa de aquellos años, no solo por la constelación de estrellas implicadas, sino por los impactantes efectos especiales que sin duda fueron los mejor logrados de su tiempo. Además, Steve McQueen regresaba en gran momento, y por entonces era la figura más importante de la industria. Debido a esto no resultó extraño que finalmente fueran dos productoras: Warner Brothers y 20th Century Fox, las encargadas de lanzar en sociedad el filme que repitió elogios y rompió récords de recaudación, colocando la reputación de Irwin Allen en lo más alto.

Con The Swarm (1978), la fórmula no funcionó: la historia de una invasión de abejas asesinas no convenció a nadie y fue considerada uno de los filmes más malos de la historia, pese a contar con Michael Caine como protagonista.

Es importante señalar que, a la par de trabajar en el desarrollo de estos filmes, Allen también produjo varias exitosas series de televisión como lo fueron Viaje al Fondo del Mar, que se transmitió de 1964 a 1968, utilizando muchas de las imágenes grabadas para la película del mismo nombre de 1961. Perdidos en el Espacio se mantuvo al aire de 1965 a 1968 – era, a consideración de Allen, la versión en ciencia ficción de la obra literaria La Familia Robinson Suiza, escrita por Johann David Wyss –, convirtiéndose en una de sus series más populares, principalmente debido al robot (“Destruir, destruir”) y el cobarde villano, el Dr. Smith.

ALLEN_03

‘La Aventura del Poseidón’ e ‘Infierno en la Torre’ son dos de las más recordadas películas del ‘género de desastres’. Allen también fue el creador de las series ‘Perdidos en el Espacio’, ‘El Túnel del Tiempo’ y ‘Tierra de Gigantes’.

Otras series creadas por Allen que permanecen en la memoria colectiva de las audiencias fueron El Túnel del Tiempo (1966-1967) y Tierra de Gigantes (1968-1970), ambas representantes del género de ciencia ficción que se alimentaban de imágenes de películas realizadas en los períodos en que fueron realizadas.

A finales de 1985, Allen trabajaba en una nueva versión de Alicia en el País de las Maravillas, pero para mediados de 1986 se vio obligado a retirarse por problemas de salud. Ya nunca pudo regresar a la labor que tanto amaba, pues su enfermedad lo mantuvo postrado, hasta que el 2 de noviembre de 1991 falleció.

El legado de Irwin Allen permanece vivo: muchos directores fueron influenciados por su trabajo y muchas técnicas de filmación creadas por él siguen siendo utilizadas en diversas producciones en todo el mundo.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>