El diablo que ya conoces, de Mike Carey

By on agosto 23, 2018

Libros

TheDevilYouKnow_1

Felix Castor es un mago y payaso amateur en Londres, prácticamente en la bancarrota, con una serie de deudas que muchos calificaríamos como impagables y que se acumulan en su oficina a través de innumerables avisos. Como buen samaritano, visita constantemente a un amigo suyo que se encuentra recluido en una institución mental… y aquí acaban las cosas “normales” de su vida. Resulta que Castor desde niño ha sido capaz de observar y comunicarse con los espíritus de los fallecidos; y, además, ese amigo que visita ocupa una celda recubierta de plata –que costó todo el dinero que tenía Castor– porque en su cuerpo habita un demonio que llamó, en una ceremonia en la que también participó Felix, y que no supo dominar, siendo esa prisión de plata la única manera de controlarlo.

TheDevilYouKnow_2

Mike Carey es el creador del personaje de Felix Castor, y también desarrolló para los cómics un personaje que conocí a través del cine con la actuación de Keanu Reeves: John Constantine, médium investigador. Carey posee una muy fértil imaginación que ha tenido particular éxito en el terreno de las historias gráficas, como atestiguan sus trabajos para la mismísima Marvel, y también DC Vertigo, además de la serie Hellblazer en la cual se cuentan las aventuras del mencionado John Constantine.

En El diablo que ya conoces –cuyo título en inglés, el idioma en que lo leí, es The Devil You Know, que yo traduciría coloquialmente como “El Diablo conocido…”, en alusión a ese refrán que dice “Más vale malo conocido que bueno por conocer”– Carey nos presenta el origen de Felix Castor.

Carey lo hace en el capítulo inicial de una manera que nos permite ver de qué madera está hecho Felix: en una fiesta de cumpleaños a la que ha sido contratado como mago-payaso, Castor detecta que el hijo entenado del dueño de la casa sufre de bullying tanto de su hermanastro como de su padre, y decide hacer justicia; le pide al bravucón festejado que pose para una foto que le tomará su hermanastro con una cámara fotográfica vintage; en la foto aparece un fallecido: otro víctima del bullying del bravucón que, aterrado, se da cuenta de que ese espíritu lo sigue y también de que su hermanastro parece saber cosas que el bravucón y su padre habían escondido. El padre, escandalizado, golpea a Castor y lo saca de la casa, sin pagarle, con lo que Felix no gana nada sino el mudo agradecimiento del entenado y de su madre.

Pero esa no es la única historia en este libro, ni esta es la única aventura novelesca de Felix Castor. El diablo que ya conoces nos relata una de sus investigaciones: una aparición se manifiesta en una biblioteca y Felix es contratado para deshacerse del espíritu. Las herramientas de las que se vale el investigador paranormal son su habilidad de comunicación con el inframundo y un silbato de latón con el que engatusa y encadena a una melodía a los espíritus para, al acabar su interpretación, desaparecerlos con la última nota.

TheDevilYouKnow_3

Lo que parece ser un caso relativamente simple resulta no serlo cuando se involucran personajes del bajo mundo de Londres, y la verdad se va descubriendo conforme avanza en sus pesquisas Felix. Alguien, además, desea deshacerse de Felix y le envía para matarlo ¡un súcubo!, que es un demonio sexual femenino.

La narración y la descripción del húmedo ambiente londinense contribuyen a la atmósfera de extrañeza y de esoterismo que destila de este primer episodio en la serie de Felix Castor. Si bien en ocasiones pareciera que Carey exagera en la extensión de sus palabras para llegar al meollo de cada capítulo, también es cierto que la recompensa se encuentra en la acción que narra cuando arribamos al puerto, y eso nos impulsa a leer el siguiente capítulo.

El final es digno de una novela policiaca, una novela muy negra y ocultista, con lo cual el elemento fantástico se desvanece de nuestros ojos, descubriendo que a veces no son los espíritus y demonios quienes poseen el más alto grado de codicia y maldad.

El diablo que ya conoces, de Mike Carey, me permitió conocer en Felix Castor a un personaje totalmente fuera de lo convencional, en una mezcla de géneros que me resultó intrigante y, a la vez, apetecible. Habrá que leer más capítulos de su historia.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.