Doña Eglé Mendiburu, ícono de los escenarios en Yucatán

By on marzo 1, 2018

egle1

Frente a una taza de café, en la comodidad de su hogar, del que amablemente nos abrió las puertas, nos dispusimos a platicar con Eglé Mendiburu, sin duda una de las últimas divas teatrales de nuestro terruño.

¿Cómo llega el Teatro a su vida?

Fue en el año 1959, con el grupo de la Escuela de Bellas Artes de Yucatán. Mis amigas montaban la obra ‘La Culta Dama’, de Salvador Novo. Desde ahí no he parado. Me gustan todos los géneros, tanto la comedia, el teatro regional, o el teatro un poco más serio.

egle2

¿Sus preferencias autorales?

De los autores mexicanos, me encanta Emilio Carballido, del que acabamos de montar una lectura; pero, todos en general. Si me gusta la obra, no importa el autor. He estado en obras de Oscar Wilde, Bertolt Brecht, Shakespeare.

¿Qué tan difícil es hacer Teatro en Yucatán?

Anteriormente no había tantos grupos y teníamos cierto financiamiento. Ahora la Sedeculta creo que tiene menos presupuesto, y hay que batallar.

Es muy difícil hacer teatro sin apoyos, porque el Teatro bien hecho cuesta: las escenografías, el vestuario; sí hay apoyo, pero debería haber más.

_MG_1486

¿Es factible la inversión privada para no depender solo de apoyos gubernamentales?

La había. Por ejemplo, en la primera obra que montamos nos apoyó Enrique Vidal, él nos patrocinó. Ahora que montamos “Alrededor de las anémonas”, yo pagué la producción y Enrique nos compró dos funciones. Nos regaló también una rueda de prensa y varias carteleras.

¿Qué opina de la oferta de espacios teatrales?

Es insuficiente. Debería haber más. Aunque ahora se usa mucho trabajar en espacios alternativos como El Tapanco, La Camarita o La Rendija, hay varios lugares donde se pueden montar obras sin que sean específicamente un teatro en forma.

agle3

¿Por qué ya no hay temporadas teatrales en nuestra ciudad?

Es muy difícil, ya no se estila. Antiguamente había temporadas muy largas; ahora los escenarios tienen varios compromisos. Por ejemplo, el Peón Contreras es sede de la Sinfónica y ahí ensayan los músicos. Tendría que ser tuyo el local, como sucede con los espacios alternativos.

Hablando de actores, el actor ¿nace o se hace?

Nace y se hace porque el talento se trae, pero la técnica enriquece tu trabajo: comprendes mejor al personaje, el fondo de la obra, tienes más conocimiento. Cuando nosotros comenzamos, nos lanzamos “a lo loco”. Ahora, con la experiencia, me doy cuenta de lo importante que es el Teatro y todo lo que tienes que aprender.

Hoy existe el Cecuny, la Esay; ya es más profesional, ahora es más integral: tienes que saber cantar, bailar, manejar tu cuerpo. En nuestra época era más teatro de texto, la voz era lo importante. Ahora tienes que tener otras aptitudes.

Egle5

¿Se vislumbra un mejor horizonte para el Teatro?

Veo un panorama precioso. La Escuela Superior de Artes ya está dando frutos y están egresando jóvenes muy talentosos. Ellos están haciendo el Teatro ahora. Hay algunos de generaciones anteriores que incluso salieron a cursar estudios fuera de Mérida. Tenemos a Francisco Solís en el Foro Rubén Chacón, Bryan Caballero en El Tapanco o la maestra Raquel Araujo de La Rendija. Todos ellos graduados fuera, que regresaron a trabajar.

¿Qué nos puede platicar de su experiencia como docente?

Durante 32 años trabajé en Bellas Artes con los niños, les daba clase desde 1971. En 1988 me dieron la Dirección de Área de Teatro, y ahí estuve hasta que me jubilé en el 2003.

Trabajar con los niños ha sido la experiencia más bonita de mi vida, ver como los niños son más inteligentes que los mayores. Fue una etapa maravillosa. Llegó un momento que tenía a los niños y a los jóvenes.

La verdad es que no creo retomar esta parte de la docencia.

¿Qué es más importante: practicar o disfrutar el Teatro?

Para los niños, el Teatro es parte de su formación integral: les da seguridad, aprenden a expresarse mejor, se desinhiben.

Y como público, igual el Teatro enseña, no es solo diversión, aunque hay géneros que son para eso.

Toda obra que posea un mensaje, al final se convierte en una enseñanza, una transmisión de sentimientos.

Para concluir, ¿se puede ver Eglé Mendiburu alejada de los escenarios?

Ya me quiero retirar. Hay momentos en que no me puedo concentrar, la voz se va perdiendo…

Es mejor ayudar desde otras áreas, como asistente de dirección, o producir alguna obra.

No puedes alejarte por completo. Dije que este año me retiraría, solo que había compromisos previos que cumplir.

Me gustaría montar para despedirme “La Culta Dama”, pero es una obra muy costosa, con mucho elenco; hay que pagar vestuario, actores, al director. Es muy complicado.

egle4

El padre Cronos hizo de las suyas y tuvimos que despedirnos de esta estrella, que sin embargo no pierde esa sencillez que la hace verse más refulgente.

Nuestro reconocimiento y agradecimiento a Doña Eglé Mendiburu, ícono de los escenarios en Yucatán.

Carlos Vivas Robertos

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>