Destacada

Difamación: Vulnerabilidad y maltrato en redes sociales

By on agosto 9, 2018

maltraro1

“El silencio nunca se manifiesta con tanta superioridad como cuando se emplea como réplica a la calumnia y a la difamación.”

Joseph Addison

Es tan fácil destruir en estos tiempos a un ser humano en redes sociales; basta con una denuncia anónima y una persona con aires de salvador que se preste a armar toda una obra teatral, teniendo como personajes principales a una víctima y un supuesto victimario, y como espectadores a una red social dispuesta a hacer eco y replicar del rumor esparcido por el autor de la obra.

Hoy más que nunca somos muy vulnerables a la destrucción de nuestra imagen ante la sociedad, sin confirmar los hechos, al esparcir un rumor que afecte a una persona, familia o negocio, siendo lo más vil que hay, por las implicaciones y el daño que esto conlleva.

Basta con tomar una foto y subirla a redes sociales, acompañándola de un pequeño texto difamatorio, para que una multitud enardecida se levante en ira y profiera insultos, sin comprobar la veracidad del asunto, sin saber la intención del que publica, sembrando la duda y enlodando el prestigio y la honorabilidad de la víctima ante el victimario.

En el ambiente de defensoría animal esto es cada vez es más notable en la forma de imputaciones no demostrables a médicos veterinarios, animalistas, y hasta dueños de mascotas. Hoy en día nadie se salva. Por eso explicaremos cómo debemos proceder en caso de ser víctima de este delito.

maltraro2

La Difamación, propiamente dicha, se comete cuando ante varias personas, reunidas o separadas, pero de manera que pueda difundirse la noticia, se atribuye a una persona un hecho, una cualidad o una condición que pueda perjudicar su honor o reputación.

Esta difamación, además debe estar revestida por: a) imputación de un hecho, calidad o conducta que pueda perjudicar el honor o la reputación de una persona, b) La difusión o publicidad de la imputación y, c) el “animus injuriandi” o “animus difamandi”, es decir el dolo consistente en la conciencia y voluntad de lesionar el honor mediante la propagación de la noticia por cualquier medio.

En consecuencia, la difamación es una conducta antijurídica de connotación penal que también puede cometerse (y de hecho se está cometiendo) a través de las redes sociales. Desde nuestro punto de vista, es muchísimo más grave en redes sociales que hacerlo por otros medios (entiéndase radio, televisión, prensa escrita), por cuanto la cantidad de personas ante quien se expone esta difamación sobrepasa por lo menos las cinco mil personas (que es el número máximo de amigos que uno puede tener en su lista en Facebook, por ejemplo).

maltraro3

No olvidemos que el derecho de expresar nuestras opiniones libremente termina donde comienza el derecho del prójimo a que se le respete su honor y buena reputación; ergo, no se debe utilizar las redes sociales para estos actos ilícitos-difamantes.

¿Qué hacer en caso de ser víctima de delito cometido a través de una Red social?

Lo primero es sacar una copia impresa de la Red Social en la que aparece usted, si es posible, levantando acta notarial de ese Website, blog, etc., donde aparece su imagen sin autorización, o cualquier acto en contra de su persona.

Después deberá usted acudir a la Policía de su localidad o Fiscalía para denunciar los hechos, aportando una copia impresa de lo que aparece en Internet relativo a su persona.

Por último, denunciar los hechos a través de los distintos sistemas que tienen cada una de las redes sociales, (Facebook, Twitter, blog, etc.) para hacer saber los hechos, remitiéndoles una copia de lo que aparece de usted en la Red correspondiente.

Igualmente, contacte con un abogado experto en delitos a través de redes sociales, para que le guie en todo este proceso.

La difamación es un truco sucio contra la reputación de alguien. La difamación es algo muy malo y totalmente deliberado; esencialmente se trata de una acusación falsa en contra de alguien, o un ataque a la buena reputación de una persona. La calumnia y la injuria —mentiras escritas o habladas acerca de una persona, grupo o empresa— entran en la categoría de la difamación.

A veces, la difamación es un delito, y en todos los casos es cruel y maliciosa.

Si no te consta no difundas un rumor mal intencionado.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.