De la Cuna al Paredón (XIII)

By on mayo 31, 2018

Cuna_portada

XIII

EL PERIODISTA. Sus Andanzas.

Felipe Carrillo, obsesionado por las lecturas de que ya hemos dado cuenta, a más del conocimiento práctico que iba teniendo de las injusticias humanas, de las desigualdades sociales y de los privilegios y predominios del capital, comenzó a meditar la forma de combatir aquellos males humanos y, para ello, se decidió a publicar un periódico defensor de los humildes, principalmente a los campesinos. En efecto, puso manos en tan delicada tarea y al poco tiempo consiguió reunir algunos jóvenes entusiastas, de relativa cultura, para que colaboraran con él en la publicación de dicha hoja impresa. Afortunadamente existía en Motul una imprenta, con pocos elementos tipográficos, es cierto, pero que bien podía servir para formar una pequeña hoja periodística, por lo que desde luego contaron con el dueño de dicho taller tipográfico la factura de lo que después se llamó “El Heraldo de Motul”.

Es por demás decir que, dado el temperamento fuerte y decidido de Felipe, ya en plenitud, desde el primer número que salió fue de suyo agresivo flagelando a las autoridades y a los burgueses y reaccionarios, copiando algunos pensamientos de los libros de sus grandes e inseparables sociólogos cuya lectura, en aquellos tiempos, daba miedo a las autoridades. Desde que salió a la luz pública dicho periódico, se ostentó como director y único responsable Felipe Carrillo, quien personalmente hizo una propaganda tan intensa en el pueblo que cuando salía la edición se la arrebataban de las manos, pues él mismo era quien lo vendía, por no encontrar nadie que quisiera hacer este trabajo por temor a que lo castigaran las autoridades, (como se decía iban a hacer con Felipe, metiéndolo a la cárcel); pero, no encontrando las autoridades suficientes motivos para proceder contra el autor del “Heraldo de Motul”, las autoridades y los más caracterizados ricos y terratenientes se pusieron de acuerdo y llevaron a Motul a un joven centroamericano que hacíase pasar por periodista, apellidado Tovar.

CunaXIII_1

Este joven editó otro periódico para hacerle la competencia al “Heraldo de Motul”, pero no llegó a obtener ningún éxito a pesar de que era obsequiado. Ante este fracaso, y sintiéndose vencidos, los burgueses tuvieron una junta con las autoridades de Motul, acordándose en ella que el joven Tovar provocara un disgusto con Felipe para que, de esta manera, se tuviera algún motivo justificado para meterlo a la cárcel, aprovechando para esto la circunstancia de que las oficinas periodísticas de Tovar estaban precisamente enfrente de la casa que ocupaba Felipe; como era muy natural, a cada momento se daban de narices, pero sin dirigirse media palabra.

Pero sucedió que una noche, estando Felipe sentado en la puerta de su casa con sus familiares, con gran sorpresa suya fue requerido por Tovar y cuando ya estaban juntos éste comenzó a dirigirle frases duras e injuriosas que, no pudiéndolas soportar, le hizo castigar fuertemente a Tovar, a puñetazo limpio, resultando tan mal parado en este lance que no tuvo otro remedio que ausentarse para siempre de Motul, avergonzado por aquella acción tan baja y tan vil que aconsejado por los burgueses había cometido. No contentas las autoridades con la actitud de Felipe, al fin consiguieron encarcelarlo, acriminándolo por todo lo que les había dicho en su periódico. Todos los colaboradores de “El Heraldo de Motul” tuvieron que abandonar sus labores, temerosos sin duda de correr la misma suerte que su director. Por esta razón, al recobrar la libertad, ya no fue posible seguir publicándolo.

CunaXIII_2

Todas estas circunstancias periodísticas hicieron que en aquella época Felipe trabara muy buena amistad con el malogrado licenciado don Delio Moreno Cantón, Director entonces de la “Revista de Mérida”, y con el periodista don Carlos R. Menéndez, colaborador de este mismo diario quienes, reconociendo en él sus grandes méritos de virilidad y arrojo, le dispensaron su confianza nombrándolo agente y corresponsal de tal órgano periodístico en la ciudad de Motul, lo que entonces le proporcionó ya, con más franqueza, la oportunidad de entrar de lleno en la carrera política, periodística y social.

Prof. Edmundo Bolio O.

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>