Cucarachas, de Jo Nesbø

By on julio 5, 2018

Libros

Cucarachas - Nesbo_1

A Jo Nesbø, autor de Cucarachas, el segundo libro que relata las lides detectivescas del inspector noruego Harry Hole – a quien conocimos en El Murciélago, libro del cual les conté en este enlacese le da muy fácil eso de trasladarnos a los ambientes sórdidos de las grandes capitales de mundo en las cuales Hole ha debido investigar crímenes contra ciudadanos noruegos, siendo la primera Sydney, Australia, y ahora Bangkok, Tailandia. Su historia personal – futbolista profesional a los 17 años, luego militar por tres años, analista financiero, cantante de rock y, finalmente, escritor y escalador de montañas– es interesantísima, y les invito a leerla en su página oficial: https://jonesbo.com/.

Regresando a Harry Hole, su oscuro pasado –en el que se conjugan tanto la culpa por un fatal accidente automovilístico cuando estaba en estado de ebriedad, como la misma enfermedad del alcoholismo que padece– lo ha convertido en un apestado dentro de la fuerza policial noruega. A lo que le pasó en Australia, relatado en El Murciélago, se agrega un episodio familiar particularmente doloroso que involucra a su hermanita de capacidades diferentes, y lo encontramos sumido en el alcohol cuando lo localizan para su próximo caso de investigación, que Nesbø nos relata en Cucarachas.

El embajador de Noruega en Tailandia es encontrado muerto bajo extrañas circunstancias que parecen apuntar a un asesinato relacionado con prostitutas. El embajador está relacionado con el Primer Ministro de Noruega, y es imperativo que la investigación no vaya a provocar conmociones políticas que pudieran afectarlo, por lo que hay prisa porque el caso se cierre. A pesar de su enfermedad, Harry es un excelente investigador, y se le envía con la consigna de validar lo que parecen indicar las evidencias: se trató de un crimen sin causa aparente, darle el pésame a la viuda, y regresar a Oslo. Después de todo, su dipsomanía lo hace totalmente manejable… ¿o no?

Consciente de su rol como hermano mayor (reflejo de lo que en la vida real el autor vivió y sintió por su hermano Knut), Harry bebe su última cerveza poco tiempo después de arribar a Bangkok, y no toca el alcohol a pesar de las múltiples ofertas y motivos que podrían orillarlo a caer de nuevo. Al despejar su mente, y concentrarse en el trabajo, descubre que el asesinato es más complejo de lo que parece, y se da cuenta de sus superiores en Oslo no le han dicho todo lo que debiera saber, lo que le causa la suficiente inconformidad y acicatea su profesionalismo para llegar hasta las últimas consecuencias.

Como en el libro inicial de la saga de Hole, en Cucarachas hay más asesinatos que el que arranca la historia, inocentes mueren, y algunos personajes que parecen lo peor –para aquellos que han escuchado que Bangkok es el paraíso de los pedófilos, el libro no desmiente la historia, sino que toca el tema abiertamente durante la investigación– resultan no ser lo que parecen, agregándole más realismo y vericuetos a la trama, dejándonos muy satisfechos con el resultado final.

Cucarachas - Nesbo_2

Escrito en 1998 (ya hace veinte años), Jo Nesbø confiesa en su breve autobiografía que ignoraba si Cucarachas resultaría tan exitoso como El Murciélago; pensaba que su incipiente carrera como escritor estaba llegando a su fin, justo cuando había encontrado su vocación. Esto le generó mucha ansiedad, hasta que se volvió otro éxito editorial, con lo cual cimentó su reputación y finalmente pudo dedicarse a su arte… hasta que la ansiedad lo atacó de nuevo. Entonces decidió escribir el libro que su padre nunca alcanzó a escribir, pero esa historia la contaré cuando les platique de El Petirrojo, el tercer capítulo en las historias de Harry Hole, esperando su turno en mi lista de lectura.

Para aquellos que disfrutamos de este género literario, y que apreciamos historias que involucran el aspecto humano de los detectives, Cucarachas y Harry Hole pertenecen y se codean justamente con los detectives Cormoran Strike, Myron Bolitar, Alexéi Dimitrévich Korolev, héroes literarios de Galbraith, Coben y Ryan, respectivamente. Hay algo, sin embargo, que no deja de llamar mi atención: a juzgar por las historias de Nesbø y de Stieg Larsson (con su serie Millennium y su anti heroína Lisbeth Salander), tanto las buenas historias como los crímenes trascienden latitudes. Eso nos garantiza muchas buenas historias en los años venideros. ¡Fabuloso!

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.