Cuatro Apólogos y un Envío (IV)

By on mayo 31, 2018

AAA_1

IV

LA ESTRELLA Y LA CHARCA

A la oquedad oculta de una roca,

en una charca de agua corrompida,

donde nunca la sed calmó una boca,

una estrella bajó compadecida.

Era noble su afán, su intención loca,

pues apenas la entraña empobrecida

siente el beso de luz que audaz la toca

penetrando la dura costra hendida…

Egoísta la sórdida corteza,

celosa de guardar a su cautiva,

la grieta cubre con basura y lodo.

Así suele pasar si la belleza

o la bondad descienden a la esquiva

maldad, que aísla y contamina todo.

Alfredo Aguilar Alfaro

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>