Colosio: Punto de Quiebre

By on marzo 8, 2018

Editorial

Editorial102018_1

Cuando en el año de 1994, grandes intereses de poder político segaron la vida y esperanzas de un pueblo con el sacrificio de Luis Donaldo Colosio, un candidato carismático, líder natural y abanderado de un partido político del cual fue Presidente Nacional, el Partido Revolucionario Institucional, no se midieron las consecuencias a futuro del magnicidio que enardeció a los mexicanos y sacudió, como nunca antes, las estructuras de los grupos de poder.

También por esas fechas Francisco Ruiz Massieu, Secretario del PRI Nacional, fue asesinado.

Una cofradía de personajes amafiados vio en Luis Donaldo una amenaza para el plan que ya habían trazado, en la oscuridad, para un manipuleo de los recursos de México por medio del Tratado de Libre Comercio que recién habían “convenido” con Canadá y los Estados Unidos.

El sacudimiento popular aún no termina. Lo que observamos ahora son polvos de aquellos lodos que ahora cubren el territorio mexicano de abusos, miseria y violencia incesantes.

Nuestro petróleo, minas, campos, producción de alimentos, comercios e industrias están sujetos a condiciones desventajosas acordadas en el TLC, que es el árbol a cuya sombra de intereses se va fortaleciendo la entrega al extranjero de las riquezas nacionales. Eso, además del saqueo constante e inmisericorde de los recursos públicos.

El periodo presidencial que correspondía a Colosio fue ocupado por un titular emergente, no preparado para la gran tarea a realizar. El “error de diciembre” es solo una de las referencias sobre la crisis de esos años en el país.

De 1994 a 2000 Ernesto Zedillo hizo lo que pudo y ahora vive exiliado voluntariamente en el extranjero.

El PRI continúa declinando en su presencia nacional.

Después de Zedillo, pierde la Presidencia de la República y asume el obediente servidor de empresas transnacionales Vicente Fox. Y con él continuó el estancamiento. Los perfiles de la crisis se incrementaron.

Continúa en picada mortal el PRI y por segunda vez pierde la Presidencia de la República, en el año, 2006 a manos de su enemigo histórico, el PAN.

Asume Felipe Calderón.

El PRI, por otros seis años, continúa en descenso automático.

Es en 2012 que el priismo deposita sus ilusiones en un elemento joven, de antiguo cuño y grupo político reconocidamente profesional… y ese Presidente, que por un corto periodo renovó las esperanzas, no ha cumplido las expectativas. Antes bien, la crisis ha crecido en magnitud, escándalos, violencia, corrupción e impunidad, todo esto sustentado con documentos e investigaciones nacionales y extranjeras.

La consecuencia es un punto de quiebre en el que el otrora partido mayoritario y todopoderoso ha tenido que recurrir a un candidato no militante, ajeno, para intentar un retorno al poder. Hasta ahora, las encuestas no señalan tal triunfo en el camino tricolor: el candidato elegido continúa en terceros lugares en las encuestas.

La violencia aumenta. El TLC está agotado y los gobiernos extranjeros exigen más porcentaje de beneficios e imponen condiciones con amenazas como condición para renovarlo.

Todo empezó con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, cuando la efervescencia y el rechazo comenzaron hacia las condiciones de vida en México, y ahora serán determinantes en el voto ciudadano.

El primero de julio de este año 2018, la ciudadanía, los votantes, darán una respuesta electoral señalando el camino que debe seguirse. Esperemos que ahora lleguen, por la vía electoral, la paz, la concordia, la justicia y el bienestar a los que nuestros compatriotas tienen justo derecho.

One Comment

  1. isaias pliego saldaña

    marzo 13, 2018 at 1:13 am

    parece q la consigna es, entrega todo cuanto puedas, peri ni te olvides de tu rebanada. Ojala y este llegando a su fin esa manera de dirigir el destino de un gran país.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>