Carnaval de Mérida: Frustraciones y Fracasos

By on febrero 6, 2017

Editorial

EDITORIAL

Carnaval de Mérida: Frustraciones y Fracasos

Por una u otra razón, de unos años a esta fecha, el antiguo y prestigiado Carnaval de Mérida ha sido objeto de juicios, críticas, censuras y sugerencias de grupos sociales, en favor o en contra de alguno de sus aspectos.

Pocos acuden a los orígenes de los festejos carnavalescos, cuando la oligarquía henequenera los organizaba en su zona de confort para lucir sus carruajes, disfraces lujosos y saludos al pueblo que les aplaudía.

El paso de los años fue democratizando los festejos, y las clases medias fueron sumándose, ampliando los recorridos del Paseo de Montejo a los barrios de Santiago, Plaza Principal, Mejorada y San Juan, con extensiones al rumboso barrio de San Sebastián, donde tuvieron y todavía tienen fuerte presencia los animados personajes que trabajan todo el año preparando su participación colectiva.

A la popularización se sumaron como promotoras algunas empresas, y no era nada raro observar a la reina anual del Carnaval sentada sobre una enorme botella de cerveza local en su carro alegórico.

En algún momento, la clase acomodada decidió no participar y se volcó en sus locales a festejar, con lo que las clases medias y populares hicieron suyo el carnaval en el sitio tradicional, lo que despertó disgustos en los potentados de la zona festiva y aledañas, ahora invadidas por gentes alejadas de su preferencia y gustos, como no fuese para explotarlos en sus empresas o residencias, para servicio doméstico o laboral de bajo precio en mano de obra.

Comenzaron los comentarios negativos y la oposición e influencias para que no se efectuara en el sitio antiguo, el Paseo de Montejo, porque se decía que no era el adecuado para carnavales, degrada la personalidad de la zona y da mal aspecto turístico. Es entonces cuando se dispuso un cambio de siti,o enviando a la distante zona marginada de Xmatkuil el Carnaval de Mérida, con toda la complejidad que eso representa, tomando en cuenta que desde años previos ya había negocios florecientes en el recorrido antiguo por concepto de renta de sillas y palcos, acuerdos con las grandes empresas cerveceras, tratos con sistemas de radio y TV en competencia, etc.

En este 2016 se manifiesta tanto desagrado popular, ese sí, de miles o decenas de miles de personas por el traslado a ese lugar y el transporte deficiente, así sea gratuito, la lejanía obligada del espacio designado y las tramposas decisiones de no expresar que, si bien el acceso era gratuito, la estancia sería de pie para niños, jóvenes, mujeres encintas, discapacitados o tercera edad. Sentarse en una silla costaba $50.00 y, claro, se ofrecía gratuidad en gradas, que desde luego se limitaron al máximo para no perjudicar el negocio.

Ante la situación vivida se plantea como alternativa regresar al Paseo de Montejo el Carnaval, previa reorganización, renovación de su normatividad, espacios, bloqueo de las aceras y cruces por parte de los negocios de renta de sillas, suprimir o abaratar el cobro por sentarse o limitarlo a zonas preferentes de no más de 2000 personas a lo largo del paseo antiguo; reglamentar la venta y consumo de bebidas alcohólicas; resolver el espacio para estacionamientos y disposiciones para limitarlo; financiar a los grupos participantes o poner a competir a colonias, con premios a los mejores grupos, no en efectivo, sino en obras públicas municipales escogidos por cada comunidad de las colonias participantes. De esta manera se popularizaría y estimularía mayor participación artística de calidad. Tres primeros lugares a los mejores conjuntos con premios de diez millones, siete millones y cuatro millones en obras públicas para las colonias triunfadoras serían un buen aliciente y justo reconocimiento.

Estudiar la ubicación de sanitarios, puntos de acopio y recoja permanente de basura generada en horarios continuos, vigilancia policíaca, etc., serían aspectos a analizar y definir.

El comité organizador debería ser conformado por autoridades,  instituciones, representaciones empresariales, grupos inscritos previa convocatoria de participación en colonias, y sesionar todo el año, cursando invitación a los grupos o entidades culturales para insertarlas al programa general.

Convertir al Carnaval Comercial que ahora tenemos en un Carnaval realmente Popular, integrador de la sociedad y vinculatorio de intereses empresariales y populares, es posible.

Estos son los momentos apropiados para enjuiciar lo realizado, aprovechar lo positivo y trazar nuevas líneas para la realización de los próximos Carnavales de Mérida que podrían convertirse en internacionales.

One Comment

  1. xmen

    marzo 1, 2017 at 7:07 am

    Y por qué tanto brauni en esta cd? Antes no era así, las comparsas lo demuestran fidedignamente, qué pasa en mérida?

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>