Destacada

Caminando por las Calles

By on julio 13, 2018

Caminando por las calles

Obispo_1

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Calle del Obispo, La Habana, Cuba

Vaya esta serie de imágenes callejeras como un recuerdo al poeta y ex director de Diario del Sureste, Don Carlos Duarte Moreno, amigo personal y maestro de Literatura de muchos de los que integramos la APEY, Asociación Periodística Estudiantil Yucateca cuando, al inicio de los años cincuenta, estudiábamos el Bachillerato en Ciencias en la antigua Universidad Nacional del Sureste.

Don Carlos Duarte nos alentaba en el periodismo, nos enseñaba los pormenores de la poesía, compartíamos su mesa en la Col. García Ginerés, y degustamos del vino y las pastas que él mismo elaboraba.

Obispo_2

El poeta –el yucateco más laureado nacionalmente con Flores Naturales en los años cincuenta– era un gran caminante y algunas veces tomaba camiones. Una amiga mía, Doña Bertha Moguel, me decía: “Mira, ahí viene Don Caminante con su periódico, siempre con sus lentes negros.” En esa época éramos vecinos, y vivíamos al derredor del Círculo Camionero, en la Avenida de los Cupules. Nuestro maestro tenía una columna que se titulaba “Caminando por las calles”, en la que narraba las peripecias y acontecimientos de las calles de la ciudad, en prosa poética o en poesía libre, con un toque de humorismo y una moraleja final. En homenaje a este culto literato, tomaré el nombre de su columna para referirme a las calles de mi ciudad, de México, y de algunos de los países que he visitado, y dejaron alguna huella en mi alma.

Carlos Duarte Moreno creo que siempre estuvo ligado a mi vida. En el año de 1936, mis padres viajaron a la Ciudad de México y se establecieron en ella. Tuvimos nuestro domicilio en las calles de Granada, en el centro de la ciudad y, cuando Don Carlos llegó de su estadía en Cuba, vino con su hijo Carlos y durante un par de años fuimos vecinos en el mismo lugar; fui compañero de juegos de su hijo. Posteriormente, Carlos Duarte Moreno hijo –así firmó siempre–, hijo de una bella mujer de Cuba de apellido Montes de Oca, apelativo que usó después de la muerte de su padre, en el Café “Peón Contreras” –1952– tomaba unos papeles de estraza del lavamanos para hacer sus ensayos periodísticos con lápiz en mano. Entre sorbos de café, me platicaba su vida en Cuba, su trabajo poético que musicalizó José “Pepe” Domínguez –fallecido en Cuba–, y sus visitas a las calles de La Habana, donde concurría a algún café a tomar un buchito. Me decía que la calle de Obispo era su preferida, no por Hemingway –que tomaba daiquirí en el “Floridita”– sino por la asistencia de escritores y poetas que intercambiaban sus trabajos literarios.

En esta ocasión, y en honor a su pluma, contaré algo de esta famosa calle que, a mediados del siglo anterior, era la arteria de bancos y grandes comercios, y visitada por los intelectuales del momento.

Obispo_3

Entre las calles más famosas y antiguas de La Habana se encuentra la Del Obispo, o simplemente Obispo, que nace en San Pedro y muere en la de Monserrate en la antigua zona de las murallas.

Obispo no fue su único nombre. También se le conoció como calle de San Juan, pues la vía conducía a la iglesia de San Juan de Letrán; y del Real Consulado, por radicar el Real Consulado.

Obispo_4

Por breve tiempo se llamó también Weyler, en honor al cruel capitán general que decretara la Reconcentración en Cuba; pero en 1899, cuando las tropas de Estados Unidos ocuparon La Habana, la población enardecida destruyó todas las tarjas que llevaban el nombre del odiado militar español. Finalmente, en 1905 recibiría como nombre oficial: Pi y Margall, para honrar al español que siempre defendió el derecho de Cuba a ser libre. En 1936, cuando se restituyeron los nombres antiguos a todas las calles de la ciudad, triunfó el de Obispo, y Obispo ha sido desde entonces.

Las últimas décadas del XIX y las primeras del XX fueron las del esplendor de Obispo. En ella se concentraron los comercios más elegantes y sofisticados de la ciudad, donde las clases más ricas compraban las más finas mercaderías importadas.

A este esplendor siguió una lenta pero prolongada decadencia cuando los comercios más importantes se trasladaron a las calles Galiano y San Rafael, y la aristocracia cubana se alejó del bullicio de la parte más antigua de La Habana.

Por suerte, la Oficina del Historiador de la Ciudad vino al rescate de la calle Obispo, la cual se convirtió en una de las primeras rescatadas para el turismo. Desde entonces se cerró al tránsito vehicular y se convirtió en un boulevard que ha rescatado gran parte del esplendor de antaño.

En Obispo se concentran cafeterías, restaurantes, boutiques, peluquerías, pastelerías, farmacias y todo tipo de establecimientos comerciales y de servicios que la convierten en una de las calles más animadas de la ciudad sin importar la hora.

En mis viajes a Cuba, suelo caminarla toda. Ahí compro material de óleo y pinceles, libros a buen precio. A dos calles del capitolio, me abono en un restaurante con música antillana, y pido mi paquete completo: mojito o cerveza, ensalada, plato fuerte, una cola de langosta pequeña, seis camarones a la mantequilla, arroz congrí, postre de guayaba con queso, y café, por 10 CUC –moneda convertible, equivalente a 10 dólares. Luego caminar hasta la Av. Prado, visitar el Gran teatro de la Habana, pasar por Prado y Neptuno, la esquina de la canción “La Engañadora”, y recordar a la Escuela de Esgrima y de gimnasia femenil infantil; contra esquina, la Asociación de Artes Marciales de Cuba, que dirige Dimas Juantorena. Estos fueron mis sitios de trabajo. Luego llegar al malecón y tomar un coco taxi, para llegar a mi domicilio en Paseo y 15 del Vedado.

Espero que este trabajo periodístico lo tomen como un agradecimiento de amistad en el plano astral en que se encuentren. Solo cuando todos olvidan a uno es cuando es cuando la llama de la vida se apaga.

Obispo_5

Bibliografía

https://www.todocuba.org/todo-sobre-obispo-una-de-las-calles-mas-famosas-de-la-habana/

Archivo personal

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.