Caminando por las Calles (XVII)

By on noviembre 8, 2018

Caminando por las Calles

CaminandoXVII_1

TRINIDAD Y SU PLAZA MAYOR

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Caminar la parte central de la isla de Cuba, por sus provincias centrales de Cienfuegos y Sancti Spíritus, es conocer parte de nuestras raíces peninsulares y mayas, pues de estas ciudades nos llegó la música que parece nuestra, y la nuestra que parece antillana: Eusebio Delfín en Cienfuegos nos legó “¿Y tú que has hecho? que aquí nuestros trovadores cantan como En el Tronco de un árbol”, y el Spirituano Rafael Gómez “Teofilito” de la obra del yucateco Augusto “Guty” Cárdenas la obra “Quisiera”, que en Cuba dan por hecho que es una canción cubana. Esto me ha permitido participar en algunos conversatorios sobre el Bolero y el Bambuco en suelo antillano, en los simposios culturales de sus festivales de Música popular.

Con estos preámbulos nace la hermandad de dos países con cultura propia y hermanada por lazos sanguíneos por mi persona. En Cienfuegos, fui parte del equipo de la reconstrucción del Castillo de Jagua y la Casa de México en Cienfuegos, en lo que fue la casa del presidente Oswaldo Dorticós en el malecón de Punta Gorda en Cienfuegos. En ese equipo, como compañera de trabajo la arquitecta Lérida Torres Manso me invitó a desayunar en su domicilio del Reparto Pastora para conocer a su esposo y su pequeña hija de ocho años. De allí salió la idea de viajar a Trinidad y caminar su Centro Histórico. Ella sería mi anfitriona y guía para que conociera todo lo relativo a este rincón donde el tiempo no ha transcurrido, y caminar esa historia que han sabido preservar los cubanos que aman su solar natal.

CaminandoXVII_2

Su Plaza y sus alrededores son áreas peatonales, para ser libradas de gases contaminantes, me explicó ahí Lérida como buena arquitecta que trabaja para el rescate histórico de Monumentos Coloniales con el Arq. Taboada. Me dispuse así a abrevar visual y auditivamente ese grato recorrido.

La Plaza Mayor de Trinidad, como todas las de su tipo en Cuba, Latinoamérica y el Caribe constituyó, desde el momento fundacional de la villa, el centro de su vida social y cultural. A su alrededor se encontraba no sólo la iglesia, sino también los principales edificios públicos, comercios y las viviendas de los vecinos más importantes de la población.

Primero se llamó Plaza de la Iglesia, pues se trazó a partir de la construcción de la Parroquial Mayor. En ella se colocó una enorme cruz que en 1812 fue sustituida por una estatua de la Justicia en honor a la Constitución española. Entonces cambió su nombre al de Plaza de la Constitución, pero ni el nombre ni la estatua duraron mucho, porque apenas Fernando VII retomó el poder absoluto en España derribaron la estatua y borraron toda alusión constitucional.

No sería hasta el siglo XIX, con el auge de la industria azucarera en Trinidad, que la plaza adquirió relevancia. A mediados de esa centuria se inauguró oficialmente como Plaza de Recreo, y en ella se celebraban las fiestas populares y procesiones religiosas.

Con la llegada del siglo XX, la República de Cuba cambió de nuevo su nombre, comenzó a ser llamada como Plaza Martí, debido a un busto del Apóstol de la independencia de Cuba que estuvo muchos años en el lugar. Sin embargo, con el auge del turismo en la antigua villa se decidió que retomara la denominación original de Plaza Mayor.

A los que visitan Trinidad, llama en particular la atención el hermoso colorido de su Plaza Mayor, donde abunda el llamado “amarillo de Trinidad”, color que distingue a la ciudad y refuerza su estilo colonial, a la vez que contrasta con el rojo de los tejados de las viviendas circundantes.

CaminandoXVII_3

En el centro de la Plaza Mayor se encuentra una estatua en mármol de Terpsícore, musa de la Danza; y a su entrada dos galgos fundidos en hierro que originalmente se ubicaron en la Quinta del acaudalado trinitario Don Justo Germán Cantero. También se pueden observar dos antiguos aljibes construidos en 1868 que fueron rescatados durante la restauración de la Plaza, orgullo de Trinidad.

Trinidad está ubicada en el centro sur de Cuba, en la provincia de Sancti Spíritus. Para las calles, se utilizará una denominación en letras MAYÚSCULAS.

Desde que llegó COLÓN, la ciudad fue creciendo mientras el abasto de agua puede decirse que era prácticamente de una CAÑADA, pero con la actual REFORMA del sistema hidráulico están estabilizando el suministro y dando pasos en el sistema de alcantarillado y tratamiento de residuales que, por supuesto, no fue concebida en 1514 por los fundadores, quienes tampoco podían imaginar que las actuales generaciones conservarían tan maravillosamente toda la arquitectura que la hacen parecer NUEVA.

CaminandoXVII_4

Para evitar luego un DESENGAÑO, no creamos que todo anda por una fácil ALAMEDA, pues EL ESTRECHO servicio de transporte que siempre ha dañado a Trinidad, va de mal en peor, como si la incomunicación fuera su destino para decidir el esplendor o la crisis económica como ya ocurrió en la época colonial al decaer, por su lejanía y dificultades de transportación, la industria azucarera que motivó la existencia del Valle de los Ingenios, declarada Patrimonio de la Humanidad como la propia ciudad.

Hoy Trinidad luce como un PIMPOLLO y no es sólo por el cuidado de las fachadas y calles, sino también por la conservación de todo el patrimonio que incluye los aportes actuales que con precisión de TORNEROS van moldeando los trabajadores del sector no estatal dedicados al alojamiento y venta de alimentos, cuyo volumen rebasa al que ofrecen las instalaciones estatales del turismo.

En la informal PEÑA de la tribuna de la calle que cada mañana se realiza en el parque Céspedes, se quejan de que ya no hay TAMARINDO, AGUACATE, GUÁSIMAS, ni marañones y otros árboles como la época en que llegó a Cuba el GALLEGO o los de otras partes de España, pero sin ser ya la GLORIA, reconocen el esplendor de la villa y de la prosperidad económica de sus habitantes, por lo cual en esa PAZ que se respira por doquier, Trinidad merece el LIRIO BLANCO y LA ROSA como homenaje por su más de medio milenio de vida social y cultural.

CaminandoXVII_5

Te invito a conocer este agradable lugar y perderte entre sus calles únicas donde se paró el calendario y los relojes en 1850, sin que se vuelvan a poner en marcha. La UNESCO la tituló Patrimonio de la Humanidad en 1988 por lo que se puede decir que ahora es un Museo al aire libre.

Espero disfrutes caminando callejuelas y plazas en este lugar donde pisas la historia y disfrutas de una paz sin estrés no contaminantes, con un pueblo alegre, atento y dispuesto a servir al visitante.

Gracias, Lérida, por tu compañía y tu concepción histórica en este bello paseo que hicimos en 1993.

Texto y Fotos

https://www.todocuba.org/todo-lo-que-debes-conocer-de-la-bellisima-plaza-mayor-de-trinidad-videos/

http://www.cubahora.cu/historia/el-reto-de-las-calles-de-trinidad

Lérida Torres M.

Archivo AHGA.

CaminandoXVII_7 CaminandoXVII_6

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.