Caminando por las Calles (XI)

By on septiembre 21, 2018

Caminando por las Calles

CaminandoXI_1}

XI

LOS CAMPOS ELÍSEOS DE PARÍS

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

En una colaboración anterior narré algo de la historia y mis recuerdos del afrancesado Paseo de Montejo de Mérida, producto de la bonanza económica de finales del siglo XIX y principios del XX. Cuando incursioné por vez primera, en 1976, a la Europa Central, después de pisar suelo belga en Bruselas volé a París con mi esposa Addy Victoria. Nos hospedamos en el Terrace Hotel de Montmartre; por la noche caminamos hasta la Place Clichy y tomamos el metro antiguo casi a la media noche. La torre no tenía iluminación, la plaza estaba desierta y con fuerte viento, por lo que decidimos dar marcha atrás para regresar a nuestro hotel y conocer París al siguiente día.

Caminar París es recibir una clase de los más variados tipos de arquitectura y sumergirse en su historia. Como tengo nociones del idioma galo –lo leo con facilidad–, pero no estaba acostumbrado al acento y a la rapidez del habla, me daba algo de trabajo comprender palabras  técnicas y costumbrismos que desconocía, pero siempre hubo gente amable a mi lado y nos trataron mejor que si pedíamos algo en inglés; nunca faltó unos de esos españoles que se ubican en el mundo, que nos atendían con agrado en algún restaurante o cafetería, o turistas de habla hispana que nos encontrábamos en diversas zonas de visita obligada en un primer viaje a Francia.

CaminandoXI_2

En esa época tenía bien definido lo que quería conocer de París: el Museo del Louvre, el Palacio de Versalles, pasear por el Sena en barco y tomar un buen tinto francés; subir la Torre Eiffel; cabaretear en el Lido de París y la avenida de los Champs- Elysëes. Hoy caminaremos por esta amplia rúa parisina de dos km de longitud, la arteria más bella y conocida de la Ciudad Luz, y una de las 10 más bellas del mundo.

CaminandoXI_3

Caminar en París por esta amplia y arbolada arteria desde la Plaza de la Concordia es entrar a la historia antigua, como decía mi libro de francés de Godard: “la France de antaño se llamaba la Galia y sus habitantes eran los galos…”. Así, la historia de esta avenida se remonta al año de 1640, cuando se plantó una gran alineación de árboles que posteriormente se convertiría en la avenida. El nombre de los Campos Elíseos parece procede de los libros mitológicos de Grecia que designaba a lo que podría ser el Paraíso cristiano. Ahora es una importante rúa de finas tiendas y almacenes para compras de alta calidad y costo; además es el lugar idílico para pasear la gran ciudad luz. Disfrutar caminando una noche en ellos se queda en los recuerdos para siempre y si tu visita se une en tiempo a la Vuelta a Francia –la más importante de le Europa en ciclismo– debes estar en los campos Elíseos, pues es la meta de esta gran gesta deportiva.

La avenida está dividida en dos partes: su parte baja, situada junto a la Plaza de la Concordia, se encuentra rodeada de bellos jardines custodiados por imponentes edificios como el Palacio del Descubrimiento, el Petit Palais y el Grand Palais.

CaminandoXI_4

La zona alta de los Campos Elíseos da inicio en la Place de l´Etoile, donde se encuentra el Arco del Triunfo, donde están clavadas las tiendas de mayor lujo parisino, cafés, restaurantes, cines y grandes almacenes de firmas exclusivas y joyerías de alto nivel.

En la parte final de la avenida, en el lado opuesto al Arco del Triunfo, confluyen las avenidas de la Gran Armada, y la Av. Charles de Gaulle, que llevan hasta el Gran Arco situado en un moderno barrio denominado La Defensa, uno de los centros de finanzas de la Unión Europea.

Si subes al Gran Arco tendrás una de las mejores vistas de los Campos Elíseos.

CaminandoXI_6 CaminandoXI_5        

Describir París y sus calles da para muchos otros envíos a Diario del Sureste. Me comprometo a narrar algunos de mis paseos y motivaciones de Francia; por ejemplo, de Montmartre mi esposa ha hecho unas magníficas acuarelas, su cuadro Nieves de primavera en París se encuentra en una galería privada; en casa hay una muestra de varios cuadros al óleo y otros en técnica de espátula que certifican nuestro amor a la Galia.

Al terminar, cenaré frugal como en Francia: Queso roquefort, croissant, jamón serrano y vivo espumoso francés Möet Chandon.

Texto

https://www.paris.es/campos-eliseos

Archivo AHGA.

CaminandoXI_8 CaminandoXI_7

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.