Calvario Económico Educativo

By on julio 20, 2017

Editorial

Editorial272017_1

Calvario Económico Educativo

El calendario vacacional para decenas de miles de estudiantes mexicanos está en plena aplicación nacional pero, lo que para algunas familias es motivo de alegría y convivencia, para otras, que son las más, se convierte en el camino de retorno a las angustias y frustraciones anuales que habrán de atravesar en unos días más, cuando terminen los días de asueto para autoridades educativas, magisterios en funciones y un alumnado en niveles preescolares a profesionales, ante los cuales se abren interrogantes del proceso de inscripciones y matrículas, como de los gastos impuestos por las disposiciones oficiales.

Los tiempos, que deberían de ser agrado y esperanza, se trocan en períodos de preocupación y angustia por las difíciles condiciones educativas a enfrentar, y los impactos económicos en las menguadas posibilidades familiares.

Grandilocuentemente podría anunciarse que las nuevas generaciones de escolares mexicanos son la esperanza viva de un país que marcha hacia un futuro promisorio. Pero la compleja y terca realidad es bien diferente.

En el supuesto de poder lograr un cupo en los planteles – lo que ya amerita acopio de documentos, actas, arreglos y gestiones, guardias nocturnas para ganar lugares y demás –, viene la búsqueda de recursos económicos para la adquisición de útiles escolares enunciados en largas listas individuales que debe obtener cada familia. Una lista por alumno. Una lista por grado escolar.

Con el sistema vigente en México y Yucatán, cada alumno debe acopiar desde inicio de curso cuanto material vaya a necesitar en el año. Los libros, porque así conviene al sistema, son textos oficiales que entrega el Estado, por lo menos en niveles de educación primaria.

A nivel secundaria, preparatoria y profesional debe cubrirse requerimientos distintos, material más especializado, de otros niveles, que incluyen a veces libros de consulta o educativos que no proporciona el Estado.

Aun si estos materiales fueren lo único a adquirir, sería preocupante.

Mas no es así, porque uniformes, calzado, transporte, se suman como dolorosos clavos a la cruz de las necesidades familiares.

Ahora se estila también solicitar detergentes, papel sanitario, útiles de aseo, geles desinfectantes, etc., para uso de los alumnos (y de los maestros también).

Por su parte, las sociedades de padres de familia deben asumir corresponsabilidades en el mantenimiento de instalaciones, reparaciones de espacios de servicio, mantenimiento de equipos, etc., que, lógico, también asumen como gasto los padres de alumnos para solventar en partes proporcionales el uso de espacios escolares por sus hijos.

Los funcionarios estatales, con cargo al presupuesto del Estado, entregan zapatos modestos, chamarras, o facilitan equipos de cómputo como respaldo al sistema escolar oficial.

Desde el inicio del ciclo escolar, y mucho antes, el desgaste económico familiar es notable. Los padres de familia cumplen, con no pocas dificultades y hasta donde les es posible, con el cúmulo de trámites y requerimientos de un sistema escolar diseñado para muchas cosas, olvidando quizá una: la vida angustiada de un pueblo noble, generoso, que vive con la sola ilusión de que el día de mañana sus descendientes puedan acceder a un tiempo donde, de veras, puedan disfrutar en paz de la justicia social.

Y agreguemos otros anuncios ominosos:

  • Continuarán los salarios bajos.
  • Transportes con posible alza de tarifas.
  • Familias subsidiarán trajes, disfraces y gastos en festivales escolares.
  • Se anuncia edición de libros castellanizados en idioma maya, cuando con los avances tecnológicos ya se puede enseñar oral, mediante grabaciones, como se ha transmitido desde los orígenes de nuestras raíces.
  • La Universidad Tecnológica Metropolitana, de origen popular, ahora impone nuevas reglas para el cobro de derechos a sus alumnos, cancelando acuerdos y facilidades otorgadas desde años anteriores.

Estamos ante un nuevo calvario económico en este siglo de supuesto progreso y bienestar.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>