Aspirantes y Candidaturas

By on abril 20, 2017
Editorial162017_portada

Editorial

Ilustración de Daniel Terán; Sonora, México.

Ilustración de Daniel Terán; Sonora, México.

Aspirantes y Candidaturas

Las precampañas de quienes aspiran a ocupar puestos de elección popular han entrado a un frenesí difícil de ocultar.

Bajo un mismo corte, se enaltecen personalidades y se obtienen imágenes de pose, con sonrisas idénticas, digitales; se utilizan adjetivos atractores de la atención visual hacia los boletines de prensa en los que se exaltan las virtudes y personalidad de los aspirantes hasta lo más alto del firmamento – No hay límites a la exaltación visual o escrita –; se multiplican las promociones.

La época está para impactar mentes, exaltar acciones, enaltecer personalidades, vender la imagen del aspirante que intenta elevar sus posibilidades de lograr el requisito: recibir los votos buenos de los que tomen las decisiones en los centros de poder del país, encauzándolas luego a los partidos políticos que, entonces, “descubrirán” las excelencias del aspirante que obtuvo boleto premiado en la lotería política trianual o sexenal, en lo estatal o federal. Los premios de consolación se repartirán en las plazas municipales, y los que no llegaron harán turno para separar su sitio y ser tomados en cuenta en las altas burocracias del país y los estados.

Pero…

Sí, existe un mayúsculo “pero.” Y es que la orientación del viento político es cambiante, y he ahí un primer problema en todos los partidos.

Esto es derivado de que cada grupo político, en estos tiempos de crisis de credibilidad, requiere cimentar sus decisiones con sumo cuidado, porque el mar de fondo de la voluntad popular es inestable, se encuentra en ebullición, y lo que hoy refleja puede variar en unos días con resultados desastrosos.

En tiempos pasados, la disciplina interna acallaba voces y aplanaba voluntades. En estos días, es un electorado enterado, observador de su medio y circunstancia geográfica, política o particular, el que votará a conciencia, sin que las encuestas puedan anticipar con certeza cifras confiables.

México, el Yucatán de hoy, son muy diferentes políticamente de lo que fueron hace un corto período.

La evolución tecnológica de las comunicaciones, las frustraciones por decisiones políticas anteriores que resultaron equivocadas, la creciente pobreza, las oportunidades y bienestar que se publicitan sin ser reales, habrán de influir en los votos que, además, son más razonados que hace algunos años, cuando eran mayormente compulsivos.

Al día de hoy, ningún partido ni candidato, nadie, puede asegurar que la votación ya está al alcance de sus manos.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>