Andrea y Pedro Herrera, y el legado de Titeradas (II)

By on febrero 16, 2018

TITERADAS_II_01

Don Wilberth Herrera dejó infinidad de guiones, poemas, e ideas que ahora sus hijos tratarán de rescatar.

Don Wilberth Herrera conquistó el corazón de los yucatecos con los inolvidables personajes de ‘Titeradas’, cuya popularidad creció a pasos agigantados cuando llegaron al Canal 13 de televisión. Considero que parte de este éxito se debió a que todos nos reflejamos con los ellos, al vernos retratados en situaciones cotidianas. Fue un gancho instantáneo, un flechazo, un enamoramiento que persiste a través del tiempo.

¿Qué recuerdos tienen  del inicio de ‘Titeradas’?

ANDREA: El primer programa fue en el Canal 13 en el 87. Fue el de ’Lela Nieves y los siete chaparros’. Alejandro Segura, quien era el director del Canal 13, vino al teatro Pedrito, vio la función y dijo: ‘Esto lo quiero para el canal’. Lo vinieron a grabar con la unidad móvil, grabamos y de allá dijo: ‘Lo quiero, pero solo quiero 9 programas, no 10, quiero nueve’. Empezamos a hacer programas de una hora, y de 9 programas nos fuimos a nueve años. Debo reconocer que hubo un momento en el que nos sentíamos los artistas del momento. Se nos comenzaron a subir los humos horriblemente, pero mi padre nos aterrizó: él sabía que tenía una luz y brillaba.

¿Qué significa Lela para ustedes?

ANDREA: Hubo una simbiosis muy especial entre mi papá y yo cuando él hacía la voz y yo la manejaba. A Lela quizá la puedo considerar como mi hermana, quizá como parte de la familia, igual al Chereque, pero mucho más a Lela. Le tengo un cariño muy especial porque era el reflejo de muchas personas conocidas para mí: de mi padre mismo, de mi abuelita, de la bisabuela, de las muchachas que trabajaban con nosotros. Él iba agarrando todo esto y no los regaló. Cuando ves los programas de tele, te viene a la mente: ‘Oye, esto lo decía Socorro, nuestra muchacha; esto lo decía la abuelita Olda.” Eso es muy lindo, porque Lela tiene en su personaje una síntesis de tantas personas hermosas. La gente la adora, la gente se ve en ella, se refleja. No se hablaba en ese entonces del empoderamiento femenino, no existían estas palabras, pero Lela fue una precursora.

TITERADAS_II_02

¿Qué significa Chereque para ti y qué crees que sigue significando para la gente?

PEDRO: No puedo decirte más que una de las respuestas más ingeniosas que usó mi papá. Cuando Lela le decía: ‘No puedo andar contigo porque eres un gato’, el Chereque contestaba: ‘Bueno, si quieres cambio de oficio.’ (risas)

ANDREA: Y cuando le decían a mi papá: ‘¿Pero por qué, don Wilberth, por qué Lela se enamoró de un gato?’ Él respondía: ‘Noooo, es un señor con cara de gato. ¿Qué ustedes nunca han visto señores con cara de perro, o con cara de gato?’ (más risas) ¿Y por qué es azul? Porque era el príncipe azul de Lela.

Sería muy importante, y casi un pecado de mi parte como gato del periodismo, no hacerles la siguiente pregunta. Creo que el legado es muy grande, creo que los personajes continúan brillando, aunque no estén presentes ahora en los medios de comunicación, ¿hay algún plan de cara al futuro de hacer lo que sea que se pueda hacer con ellos?

ANDREA: Pues aquí los tres hermanos, no la zapatería, los tres hermanos hemos hablado mucho de tomar pequeños fragmentos y subirlos a las redes. También tuvimos un acercamiento con las televisoras para proponerles hacer ‘Titeradas’. Prácticamente quieren que lo haga uno gratis. Queremos continuar con el teatro Pedrito; queremos seguir poniendo obras de mi papá; traer teatro formal, teatro de personas al teatro Pedrito. Hemos platicado de algún día tener un programa de radio. En fin, hay muchos proyectos, pero creo que lo que más nos compete en este instante es rescatar todo el acervo de mi papá, que está ahí arrumbado. Es carísimo, todo lo que se avecina es muy caro, es muy difícil para una familia que vive de esto cuidar todo este tesoro, porque mi papá escribía como un loco.

PEDRO: No tienes idea de la cantidad de cosas que hemos descubierto.

ANDREA: Solo hay 400 programas de tele, empezando por ahí.

PEDRO: Nada más empezando por 400 programas de tele, que además están en papel que se está echando a perder, que hay que escanearlo. Pero también hay obras de teatro, poesía… No tienes idea todo lo que hay. Es complejo como familia, no solo por lo que cuesta, sino porque nosotros mismos tenemos nuestra trayectoria. Entonces hay que hacer un tiempo para ello, y estamos conscientes, pero estamos en el período de sensibilizar a algún tipo de institución que pueda ayudarnos con ello, porque la verdad para una familia es una labor monumental.

TITERADAS_II_03

Sería importante, porque estamos hablando de cultura, de arte, de una fusión de ambos conceptos, y en un país con tantos problemas, la verdad es que este tipo de tesoros habría que sacarlos a la luz. Le pertenece a ustedes como familia, pero por supuesto que le pertenece a toda la sociedad yucateca.

ANDREA: Mi papá trabajó para ello, no para nosotros propiamente, sino para la sociedad yucateca. Siempre lo decimos: el teatro Pedrito, Lela, Chereque, los libretos le pertenecen a Yucatán, no a nosotros. Nosotros somos herederos de esto, pero de ninguna forma queremos quedárnoslo. Por eso hacemos un llamado a alguna institución que quiera apoyarnos, pero que no nos ponga la condición de perder los derechos, que es lo que ha pasado con los que se han acercado.

¿Qué más desean compartir con la gente?

PEDRO: Quisiéramos seguir siendo un ejemplo de la labor de amor que él tuvo hacia su sociedad, hacia a sus hijos. Creo que así lo hemos estado haciendo; mucho más Andrea, que es la cabeza de la parte teatral de la familia. Déjame decirte que el teatro no deja dinero, esta no es una cosa de la cual puedas vivir. Muchas veces, la misma Andrea tiene que invertir de su dinero. Cada vez que tú ves el teatro funcionando, se debe realmente a una labor de amor, es un regalo que estamos haciendo por todo lo que recibimos. Es una cosa bonita para darle a la sociedad.

ANDREA: Yo creo que lo importante de la vida de mi papá es que siempre tuvo muy claros sus sueños, los persiguió y los cumplió. La culminación de sus sueños fue recibir el premio que recibió: el cariño de la gente, como te dije al principio de la entrevista. Ese teatro Peón Contreras, lleno de gente agradecida con él. Creo que eso es. Pienso que la gente tiene que perseguir sus sueños, ir detrás de ellos para que sientan ese amor. Es lo que siento en el alma al ver el trabajo de mi papá, y al mismo tiempo al estar haciendo mi propio trabajo.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Fotografías de JUAN ALBORNOZ

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.