Al Cuidado de Dios

By on septiembre 28, 2017

LOM_1

XVII

PRIMER ESCALÓN

AL CUIDADO DE DIOS

 

A tu cuidado, Dios, todas mis penas

se van transformando en alegría:

como la noche lleva al nuevo día,

así, mi corazón de paz lo llenas.

Como corre la sangre por mis venas

en trabajo tenaz, en la porfía,

con las angustias del dolor ardía,

pero Tú harás mis horas más amenas.

A tu cuidado, Dios, pongo mi alma,

y el alma de las gentes de mi casa,

porque sé que tu amor todo lo ensalma…

Y cada hora, y cada día que pasa

voy recobrando mi perfecta calma;

nada se me adelanta ni se atrasa.

 

Referencia Bíblica: 1 Pedro 5:7

“Descargad en su amoroso seno todas vuestras solicitudes, pues Él tiene el cuidado de vosotros”.

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>