2001: Odisea del Espacio, en la mirada de Carlos Villanueva (II)

By on junio 28, 2018

El director canadiense Vincent Wilson, Ricardo Pat y el experto en cultura maya, antropólogo Carlos Villanueva.

El director canadiense Vincent Wilson, Ricardo Pat y el experto en cultura maya, antropólogo Carlos Villanueva.

Arthur C. Clarke también se catapultó con el éxito del filme…

Por supuesto, Arthur C. Clarke pronto se incorporó a los grandes escritores de ciencia ficción del Siglo XX y surgió a la fama al ser nominado al Oscar por el guion de “2001”, aunque la película lo ganó por efectos especiales conservando un par de récords: su filmación tardó 4 años -del 64 al 68-  y su presupuesto fue de 14.5 millones de dólares en esos días, que hoy serían 500 millones de dólares.

En ‘El Centinela’ se describe una pirámide. En la película esto fue cambiado. ¿Por qué motivo?

En su novela “2001”, Clarke transforma su cristalina y centinela pirámide en la Luna en un monolito rectangular y vertical basado en la geometría y matemáticas sagradas, similar al logo de NatGeo, al del edificio de la ONU en Nueva York, y al de la ‘cámara-ojo’ de HAL 9000, la computadora de la nave “Discovery” en su viaje a Júpiter.

Tengo entendido que Clarke escribió tres secuelas de la novela.

Clarke amplió su novela corta “El Centinela”, convirtiéndola en “2001: A Space Odyssey”, publicada en 1968, casi al mismo tiempo que estreno de la película. Al escribir Clarke y Kubrick el guion, la novela explica las interrogantes de la película. El éxito de su novela derivó en: “2010: Odisea Dos”, “2061: Odisea Tres” y “3001: Odisea final”.

Al inicio de su novela Odisea del Espacio, Clarke presenta al Monolito a través de su personaje, un homínido llamado “Observador de la Luna” o “Moon-Watcher”, de quien escribe:

Moon-Watcher llegó a la Nueva Roca, al conducir la tribu al río al amanecer. Había casi olvidado los terrores de la noche, porque nada sucedió tras aquel ruido inicial, no asoció aquella extraña cosa con peligro o miedo…  Era una losa rectangular, de una altura triple a la suya, estrecha para abarcarla con sus brazos, hecha de algún material transparente; no era fácil verla, excepto cuando el sol del amanecer destellaba en sus bordes… Era atractiva, y él era cauto ante las novedades; vaciló antes de encaramarse a ella. Como nada sucedió, tendió la mano y sintió una fría y dura superficie. Tras minutos de intenso pensar, llegó a una brillante explicación. Era una roca, desde luego, y debió haber brotado durante la noche.

El monolito recuerda las Estelas Mayas donde los antiguos sacerdotes registraron calendarios, eventos históricos y astronómicos. El de “2001” guarda similitud con la rectangular Estela 1, en la ciudad Maya de Cobá, en Quintana Roo, la cual tiene escrita una fecha 3 veces mayor a la edad del Universo…Clarke y Kubrick plasmaron en su película un Monolito-Estela puesto en la Tierra en el amanecer del Hombre para inducir la inteligencia entre los homínidos; en la antigua ciudad Maya de Cobá tenemos una Estela-Monolito, un monumento a la inteligencia Maya donde se lee una impresionante cuenta del tiempo, la estela 1 de Coba, como la imaginada en “2001”, provoca toda clase de preguntas sobre el hombre y el Universo.

El monolito es una pieza clave en el desarrollo de la trama de la genial película ‘2001: Odisea del Espacio’.   

El monolito es una pieza clave en el desarrollo de la trama de la genial película ‘2001: Odisea del Espacio’

Creo que ninguna otra película en la historia ofrece tantas interpretaciones.

Interpretaciones, análisis, especulaciones, decodificaciones, parodias y teorías de la conspiración sobre “2001” y sus implicaciones filosóficas, místicas y simbólicas. La mayoría concuerdan con la idea del nacimiento (los homínidos y su ‘chispazo’ de inteligencia inducido por el monolito), la muerte (el astronauta Bowman falleciendo en su cama en una habitación neoclásica) y la resurrección (Bowman como el niño de las estrellas transmutado en ‘Dios’ al final de la película). “2001” es un poema visual, una odisea al interior de nosotros con referencias a la vida y la resurrección.

Si son tantas, siempre habrá espacio para una más.

Exacto. A tantas interpretaciones anexamos la nuestra: los Mayas narraron en su Popol Vuh el mito de la creación y de los héroes gemelos que descienden a jugar el juego cósmico de pelota con los dioses del Inframundo y, tras su muerte, renacen convertidos en Dioses.

Los Mayas crearon un Universo mágico para convivir con sus dioses.

Parte del éxito de “2001” tuvo que ver con los arquetipos universales que Kubrick ocultó en toda su obra fílmica, la cual resumió con la frase: “El sentido del misterio es la única emoción que se experimenta con más fuerza en el arte que en la vida”.

En el caso de Clarke, su visión del Universo la explica en su ‘Tercera ley de Clarke’: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada no se distingue de la magia.”

Me decías acerca de la vigencia de un pasaje del libro de Clarke…

Con el siguiente párrafo finalizó Clarke “El Centinela”. Su personaje se hace la misma pregunta que la Humanidad ha hecho desde su origen y que, a pesar de haber sido escrita en 1948, sigue teniendo validez: Ahora ya no puedo mirar la Vía Láctea sin preguntarme de cuál de esas nebulosas estelares están acudiendo los emisarios. Si me permiten una comparación, hemos sonado la alarma, y no podemos hacer más que esperar. No creo que tengamos que esperar mucho.

La última escena en la película, la de Bowman convertido en el hijo de las estrellas, o el ‘feto cósmico’ que regresa a la Tierra, Clarke la describe así al final de su novela “2001”:

Ante él, como espléndido juguete que ningún Hijo de las Estrellas podría resistir, flotaba el planeta Tierra con todos sus pueblos. Él había vuelto a tiempo. Allá abajo, en aquel atestado globo, estarían fulgurando las señales de alarma a través de las pantallas de radar, los grandes telescopios estarían escudriñando los cielos… y estaría finalizando la historia, tal como los hombres la conocían. Se dio cuenta que mil kilómetros más abajo se había despertado un somnoliento cargamento de muerte, moviéndose perezosamente en su órbita. Las débiles energías que contenía no eran amenaza para él; pero prefería un firmamento más despejado. Pasó a imponer su voluntad, y los megatones que circulaban en órbita florecieron en una silenciosa detonación, que creó una breve y falsa alba en la mitad del globo dormido. Luego esperó, ordenando sus pensamientos y cavilando ante sus poderes aún no probados. Aunque era el amo del mundo, no estaba seguro sobre qué hacer a continuación…ya pensaría en algo.

Esta entrevista concluirá la próxima semana, cuando hablemos sobre las conexiones del director Stanley Kubrick con la NASA para la realización del filme.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>